UD Las Palmas × en la web de aficionados del UD Las Palmas.
UD Las Palmas
La red social de aficionados de la
UD Las Palmas

Historia de la u.d.las palmas

¡Valora el tema!
Total

 

6 votos
Lalo16
Lalo16 el 14-02-2009 a las 15:44:38

cubaldo1952 escribió:

 

Club

Un himno premiado. El actual himno de la Unión Deportiva Las Palmas participó en el Festival de la Canción Deportiva celebrado en Barcelona, logrando un meritorio tercer puesto. La pieza fue interpretada por el cantante Juanito Segarra, un artista con bastante tirón en la época. Incluso podría haber logrado un mejor resultado si la interpretación hubiese contado con el acompañamiento de unos coros, tal y como la partitura exigía.

Los diferentes nombres del Estadio Insular. Durante generaciones de seguidores amarillos, el recinto futbolístico por excelencia, sito entre las largas avenidas de Pío XII y Paseo de Chil, siempre fue el Estadio Insular. Lo que muchos quizás desconozcan es que no fue la única nomenclatura que recibió el estadio. Su nombre inicial fue Estadio Las Palmas, y al encontrarse vinculada al presidente del Marino C.F., don Eufemiano Fuentes, la gente conocía al estadio como el “Campo del Marino”. No fue hasta la compra por parte del Cabildo de Gran Canaria cuando comenzó a llamarse Insular.

Un estadio rápido y barato. En la construcción del Estadio, originalmente concebido para ocho mil espectadores (una obra de reforma posterior lo ampliaría hasta los veintidós mil), se trabajó en turnos de veinticuatro horas para que la obra finalizara en un plazo record de siete meses. El coste total de la obra fue de tan solo cinco millones y medio de pesetas.

No es “Real”, pero lleva corona. Aquellos equipos españoles que llevan corona en su escudo, tienen en su nomenclatura la categoría de “Real”, un trámite que la Casa Real española concede. La Unión Deportiva Las Palmas tiene corona, pero no lleva en su nombre el “Real”. Tiene su explicación lógica: el Real Club Victoria sí llevaba dicha corona, y sí era “Real”. La Unión Deportiva Las Palmas la heredó de uno de sus fundadores.

a Asamblea Magna. Así se denominó la reunión del día 22 de agosto de 1949, en la cual se corroboró la constitución de la Unión Deportiva Las Palmas. Tuvo lugar en el antiguo Real Club Náutico, con la participación de representantes de los cinco clubes fundadores.

Presidente durante quince años. Su nombre, don Juan Trujillo Febles, y ocupó el cargo desde el año 1959, cuando sustituyó a don Cecilio López Pérez y se mantendría en el cargo hasta el año 1974, dejando su puesto como máximo rector amarillo a otro mítico, don Atilio Ley Duarte.

El primer juvenil. La primera sección juvenil de la Unión Deportiva Las Palmas fue creada en la temporada 1952-1953 por Juan Obiol Pons, secretario técnico de la entidad por aquel entonces. El juvenil amarillo fue campeón de España en el año 1972 en partido disputado en el Santiago Bernabeu.

105 x 68. En metros, son las medidas del césped del antiguo Estadio Insular. El campo del Estadio de Gran Canaria, nuevo recinto de juego del equipo, posee exactamente las mismas medidas. Se puede concluir así que generaciones de futbolistas amarillos han tenido que entender estas longitudes como las idóneas para la práctica del fútbol en casa.

Un día de Navidad muy particular. El lunes 25 de diciembre de 1944, a las doce del mediodía, tuvo lugar la bendición e inauguración del Estadio Insular (entonces Estadio Las Palmas), que tantos y tantos años acogió al equipo amarillo como local. El primer partido disputado allí enfrentó a las Selecciones de Las Palmas y del Puerto.

a sede de Luis Antúnez, 1. En la primera fase de fusión del gran proyecto amarillo, el C.D. Gran Canaria cedería amablemente su local como sede del nuevo club unificado, en el primer número de la calle isletera de Luis Antúnez. Allí se firmarían muchos contratos importantes en la historia de la Unión Deportiva Las Palmas. Formó parte del patrimonio del equipo hasta 1992. A partir de 1970, fue destinada al uso exclusivo de los filiales, mudándose la actividad directiva del club a la nueva sede de Pío XII.

El avión de la Unión Deportiva.En los años cincuenta, conscientes de lo costoso y complicado de los desplazamientos del equipo a territorios peninsulares, se plantea la compra de un avión que exclusivamente lleve al equipo en cada enfrentamiento hacia la ciudad donde proceda jugar. Se organizo una colecta entre los clubes de Primera y Segunda para recaudar dinero para el avión. Muchos se volcaron en este proyecto, que finalmente se desestimó por encontrar muchas dificultades en la disposición de personal de vuelo y mantenerlos asalariados.

El ‘libro blanco’ de los amarillos. Se trataba de un Reglamento Interior para los jugadores profesionales de la Unión Deportiva Las Palmas, que fue presentado por el secretario técnico, Juan Obiol Pons. En sus diferentes secciones, hacía mención a las obligaciones de los jugadores en los entrenamientos, partidos y desplazamientos; primas o comportamiento general.

Unión Deportiva Tenerife. En la isla vecina, viendo el gran éxito que había tenido la Unión Deportiva Las Palmas, pretendieron hacer un experimento similar, pero sin éxito. Se trataba de un equipo que fundiera bajo un solo nombre toda la afición tinerfeña, dada la decepcionante trayectoria del Club Deportivo Tenerife entonces. Un comienzo bastante prometedor, siguió a una época de divisiones, que desembocó en una lamentable desaparición.

Nombres propios

Macías, el primer fichaje. Oficialmente, Juan Santana Macías es el primer jugador en estampar su firma como jugador de la Unión Deportiva Las Palmas. El jugador grancanario pertenecía al C. D. Gran Canaria, uno de los equipos fundadores. Durante el proceso de fusión, cada club tenía que ceder al menos un jugador, y este honor recayó en Macías.

Pepín y la defensa de las tres ‘B’. El equipo amarillo de la temporada 1952-2953 fue conocido por su fortaleza defensiva. En la portería, se encontraba el mítico Pepín, y por delante suya, tres defensas a la antigua usanza, formada por Beneyto, Beltrán y Bartola, denominada la defensa de las tres ‘B’.

Juan Beltrán y su pañuelo. En el fútbol moderno, es costumbre ver jugadores de cabello largo que portan en sus cabezas elementos de decoración como cintas o diademas.Sin embargo, a mediados de los cincuenta, el gran capitán amarillo Beltrán portaba un pañuelo con un nudo en la cabeza, llenando una época heroica del club amarillo.

Pancho Arencibia y Luis Valle. Dos entrenadores de la Unión Deportiva Las Palmas con mucha historia. Al primero, le corresponde el honor de ser el primer entrenador de toda la historia del club grancanario y, al segundo, ser el entrenador del primer ascenso a Primera División.

Juan Rodríguez Herrera. Este nombre lo recuerdan diferentes generaciones de seguidores amarillos, pero no por tratarse de la misma persona precisamente. Como dato anecdótico, este nombre y apellidos coinciden en dos grandes leyendas del equipo amarillo de diferentes épocas. Por un lado, de los años cincuenta, corresponde al bravo y pundonoroso ‘Juanono’ y, treinta años más tarde, al tinerfeño ‘Juanito’, jugador y entrenador del equipo amarillo.

Internacionales absolutos. A lo largos de cincuenta años, seis jugadores han vestido la elástica de la selección nacional absoluta mientras eran pertenecían al equipo grancanario: Tonono, Guedes, Germán, Castellano, Martín II y Felipe. De esta lista, cabe hacer mención especial a los cuatro primeros, que además de formar una generación mítica de futbolistas canarios, coincidieron en la convocatoria española para la Eurocopa del año 1968.

El primer extranjero del club. Jean Luciano, natural de Niza (Francia), fue el primer jugador extranjero en portar la elástica amarilla. Fichaje que causó gran sensación en la isla. Depurada técnica y clase, jugaba con valentía de medio volante o de interior, incluso a veces llegó a jugar como defensa. Jugó treinta y dos partidos con la Unión Deportiva Las Palmas.

Jugadores fallecidos en activo. El infortunio se ha cebado a lo largo de la historia con jugadores de las plantillas amarillas. Han sido tres grandes jugadores, tres grandes estrellas que fallecieron mientras eran jugadores de la Unión Deportiva Las Palmas, causando grandes conmociones en la sociedad grancanaria. Sus nombres, para siempre en el recuerdo del colectivo: Antonio Vieira Delgado (1924-1951); Juan Guedes Rodríguez (1942-1971) y Antonio Afonso Moreno, Tonono (1943-1975).

El rapto de Manolete. La Unión Deportiva Las Palmas había ojeado a unos cuantos jugadores por toda la isla, entre ellos, al teldense Manolete, con la intención de ficharlo para el club amarillo. Muchos equipos, entre ellos el CD Tenerife, vinieron a intentar llevarse a Manolete. Ante el asedio que estaba sufriendo el jugador, los dirigentes amarillos decidieron esconderlo, primero en Tejeda y luego en Mogán, hasta solventar el papeleo de su ficha. Viendo las proporciones que estaba tomando el asunto, los familiares de Manolete hablaron de un supuesto rapto, pero cuando Manolete habló al mes, todo quedó en mera anécdota.

Montes, un traspaso rentable. El guardameta amarillo Manolo Montes fue el primer jugador de la disciplina amarilla en ser traspasado. Su fichaje lo gestionó el Atlético de Madrid. La Unión Deportiva Las Palmas cobró 375.000 pesetas por este traspaso, la mayor cantidad que se había pagado por un jugador canario en la época.

Bravo, Peñita. Allá por el año 1952, cuentan que el ariete grancanario, se enteró en el hotel de que iba a ser sustituido por su compañero Macarito, quién vivió con emoción la titularidad de aquel partido. Peñita, en lugar de enfadarse por el cambio de Luis Valle, le dijo a Macarito: “Te felicito. Van a darte una oportunidad que tienes que aprovechar. El fútbol es así. Ayer jugaba yo, ahora juegas tú y mañana tal vez otro, pero lo que realmente interesa es el equipo, mejorar su imagen y rendimiento”.

Los cuñados. Además de grandes amigos y compañeros, se da la circunstancia de que Paco Castellano y Martín Marrero son cuñados. Curiosamente, también ambos formaron tándem de técnicos en la Unión Deportiva Las Palmas.

Morete y su manía. Cada vez que entraba al campo, el argentino Morete tenía colocada sobre la línea de banda del mediocampo un balón, que el ariete gustaba de golpear hacia portería. El aficionado esperaba este momento con especial emoción y se fue habituando hacia una costumbre que se recuerda en la memoria colectiva amarilla al rememorar a Morete.

Anécdotas deportivas

El primer gol de la historia amarilla. Fue obra de Antoñito Jorge, en el primer partido que disputó el equipo amarillo el día 9 de octubre de 1949 en el Estadio Las Palmas frente al Marino, con la victoria de los nuestros por 2 tantos a 1. A la salida de un corner, el extremo

amarillo Rafael disputó por alto el balón al meta Torres, no pudiendo cogerlo el cancerbero, situación que aprovechó Antoñito Jorge para marcar.

El partido de “las langostas”. En octubre del año 1954, nuestra ciudad se ve inundada por una plaga de langostas. Los directivos de la entidad amarillla intentaron suspender el partido, porque la práctica del fútbol era muy complicada. Tanto la Liga Nacional como los rectores del Athletic de Bilbao, equipo rival en aquella ocasión, se negaron en redondo. El resultado anecdótico del partido fue de empate a 3 goles.

El primer derby. En el primer partido de la liguilla de ascenso a la Segunda División nacional disputado el 30 de abril de 1950, los dos conjuntos canarios se enfrentaronen el Estadio de Santa Cruz. En aquella ocasión, con gran juego desplegado en terreno tinerfeño, la Unión Deportiva Las Palmas venció a su rival por 1-2, con dos goles de Padrón. El primer encuentro de medio siglo de enfrentamientos de rivalidad regional, con claro color amarillo en el cómputo global.

Coleccionando ascensos. Juanono y Peña son los dos únicos futbolistas amarillos que han logrado dos ascensos a Primera División con la casaca amarilla. Por su parte, Víctor Afonso es el único jugador que pertenecía a las dos plantillas que ascendieron en el año 1996 y 2006 a Segunda División.

Trofeo Caballero. La Unión Deportiva Las Palmas se proclama en la temporada 1967-1968 equipo máximo goleador de Primera División con cincuenta y seis goles, obteniendo el Trofeo Caballero.

El gol fantasma de Molowny. Defendía por aquel entonces el genial jugador canario los intereses del Real Madrid. La Unión Deportiva Las Palmas estaba cerca de una clara victoria frente al conjunto merengue cuando Molowny logra el gol del empate, tras ser escamoteada una clara falta al portero amarillo Pepín. Un gol que subió al marcador, pero que nunca debiera haberlo hecho.

Con trece jugadores, subcampeones. La regularidad de la plantilla de la temporada 1968-1969 propició que solo trece jugadores lograran el subcampeonato de Liga de aquella temporada. Once jugadores de campo y dos porteros llevaron a la Unión Deportiva a una de las mejores temporadas de su historia.

La mayor goleada de la historia. Fue infligida al equipo del Lalín el día 23 de noviembre de 1985 en el encuentro de vuelta de la Copa del Rey del año 1985, por 11-1. Ya en la ida, los jugadores amarillos habían sentenciado la eliminatoria por 0-3. Sin embargo, en la vuelta en el Insular, la Unión Deportiva Las Palmas se cebó contra el humilde equipo gallego, goleándolos y consiguiendo el triunfo más holgado de la historia.

Primer rival en Primera División. El Real Madrid, con Olsen, Pahiño, y Molowny, entre otros, venció por 1-4 en el Estadio Insular el día 9 de septiembre de 1951. El resultado, lo de menos. La Unión Deportiva Las Palmas se codea con la elite del fútbol español.

Para recuperar aire. En los descansos, el doctor Arias Pierrá, médico del club, llevaba a los jugadores exhaustos a una sala para darles sesiones de oxigenoterapia, y así poder recuperar el cansancio provocado por el juego pundonoroso y de lucha que practicaba el equipo. A los diez minutos, salida de nuevo al campo, con nuevos aires y renovados bríos.

La afición

La grada de Fedora. Sin lugar a dudas, ha sido la grada más popular y animosa de todas. Fue conocida durante años como “la grada del Morro”, y acogía a los fervientes aficionados victoristas. Cuando se edificó a su trasera la fabrica de cigarrillos Fedora, su denominación cambió a “grada de Fedora”. Con el paso de los años, el viejo nombre daría lugar a su última denominación, “Grada Naciente”, manteniendo el espíritu bullanguero de tiempos pretéritos.

Socios nº 1 y 2. Don Manuel Rodríguez Monroy y Don Adolfo Miranda Ortega, verdaderos creadores e impulsores del proyecto Unión Deportiva Las Palmas son los dos primeros socios de pleno derecho del equipo amarillo.

Las peñas deportivas. Aunque hoy sea un fenómeno muy extendido en el mundo del fútbol, siempre hubo un inicio en el movimiento peñístico. Para hablar de sus orígenes, hay que hacer, sin duda, mención a la más antigua de todas: Peña Ateneo Los Amigos (Pala), ubicada en la Playa de Las Canteras, prestó siempre fidelidad y entusiasmo al club. Luego, le seguirían otras muchas, como la Peña Plaza España, el Círculo Mercantil o Club Las Palmas.

Zuppo. Durante los cincuenta, Zuppo fue el conocidísimo animador del Estadio Insular. Tinerfeño de corazón amarillo, apasionado por el deporte rey, acudió por primera vez a Gran Canaria con motivo del trascendental partido contra el C.D. Málaga, para el primer ascenso a Primera División. Sus míticos riqui-racas ponían a los aficionados en pie, en cada una de las gradas, y luego en el centro del campo. Su popularidad en la capital grancanaria fue indescriptible.

 


  

 

muchas felicidades por este gran post que muestra casi todo de esta ud las palmas que siempre estara entre los mejores equipos de españa

Tu comunidad,
en tu móvil
cubaldo1952
cubaldo1952 el 21-02-2009 a las 15:15:26

han estado 31 años en primera y eso y lo que quede yá subieros otra vez

Lalo16
Lalo16 el 22-02-2009 a las 00:46:54

y dentro de poco espero que 32 porque sino los equipos que estan en 1º nos superaran en la clasificacion historica como es el caso del mallorca que en breve nos puede superar

cubaldo1952
cubaldo1952 el 22-02-2009 a las 14:07:53

Presidentes_______________________________________________

 
Eufemiano
Fuentes Díaz


1950-1955 (1ª etapa)
1959 (2ª etapa Comisión Gestora)
Luis Navarro Carló

1955-1957
Ramón Naranjo Hermosilla

1957-1958
Cecilio López Pérez

1958-1959
Juan Trujillo Febles
1959-1974
Atilio Ley Duarte

1974-1982
José de Aguilar Hernández

1982-1984
Domingo Ponce Arencibia

1984-1988
Fernando Arencibia Hernández

1988-1989 (1ª etapa)
1994-1995 (2ª etapa)
1999 (3ª etapa)
Gonzalo Medina Ramos

1989-1992
Adrián Déniz Marrero

1995-1997
Germán Suárez Domínguez

1997-1998
Ángel Luis Tadeo Tejera

1998-1999
Manuel García Navarro

1999-2001
Luis Sicilia García

1992-1994(1ª etapa)
2001-2002 (2ª etapa)
D. Luis González


2002 - 2003
D. Ricardo Ríos

2003 - actual

 

cubaldo1952
cubaldo1952 el 22-02-2009 a las 23:08:47
cubaldo1952
cubaldo1952 el 27-02-2009 a las 02:11:47
cubaldo1952
cubaldo1952 el 01-03-2009 a las 01:35:26

Capítulo I
Capítulo II - Capítulo III

"Situación del contexto futbolístico Insular a finales de los años cuarenta"

 

Es de todo punto y necesario glosar en ésta web la excelencias y hazañas del fútbol canario, desde sus albores a su pasado presente.

Canarias ha sido pródiga dando valores al fútbol nacional, y desde el debut del mítico Padrón "el sueco", en el año 1928, ha visto su número incrementado considerablemente: Luis Valle, Ilario Marrero, Arochita, Campos, Arencibia... Las figuras más representativas de nuestro balompié han emigrado a la geografía peninsular de forma constante a lo largo de los años, sin haber sabido crear los medios suficientes para cambiar el rumbo de los hechos.

Concluido el paréntesis de la guerra civil, el fútbol en las Islas recobraría de nuevo todo su antiguo esplendor y, la cantera canaria volvió a producir, como por generación espontánea, jugadores de gran calidad técnica que pasaban a engrosar las filas de los cinco clubes que componían la primera categoría regional: Marino, Victoria, Gran Canaria, Atlético y Arenas.

Las competiciones se desarrollaban en medio de una gran expectación y los clubes, aunque con dificultades, cubrían las necesidades y objetivos previstos. La afición acudía en masa al estadio Pepe Conçalves para ver a sus ídolos, y aquellos encuentros de gran rivalidad quedarán indelebles en la memoria de todos los allí presentes. Sin embargo, en éste momento cumbre de nuestro fútbol no duraría mucho. La extraordinaria clase de aquellos jugadores y el nivel tan alto que alcanzó la competición regional trascendería más allá de nuestras fronteras, llegando a oídos de los clubes más poderosos de la península, quiénes comenzaron a demandar los servicios de las figuras más destacadas. Ésta demanda iría en constante aumento, llegando incluso a algunos clubes peninsulares a enviar delegados y ojeadores con objeto de observar a jugadores de la segunda y tercera categoría regional.

Dado que éstas ofertas no podían ser igualadas en ningún modo por los clubes locales, se iniciaría un éxodo masivo de los jugadores canarios a la península, favorecido, en parte, con la creación de las nuevas líneas aéreas y sus vuelos regulares desde las islas.

A título de curiosidad, y para que sirva de referencia a los lectores, haremos mención, solamente de los canarios que figuraban en equipos de primera división durante la temporada 1948-1949.

 

 

 

Español

Tarragona

Madrid

Oviedo

Atlético

Celta

Málaga

Hernández

Gallardo

Molowny

Zuppo

Oreja

Durán

Torres

Oramas

Perdómo

Cabrera

-

Farías

Servando

Beneyto

-

Roig

-

-

Mujica

Pepín

Nobregas

-

Cedrés

-

-

Lobito

Polo I

Acosta

-

-

-

-

El Palmero

Mesa

Elzo

-

-

-

-

Silva

-

-

 

 

Como consecuencia de ésta emigración masiva de valores canarios, la situación global de los cinco clubes históricos fe esmerando día a día. La nueva legislación de contratos establecida por la R.F.E.F. (Real Federación Española de Fútbol) no serviría sino para agravar la situación de éstas entidades modestas dado que tenían una duración de sólo dos años, facilitando, la dispersión progresiva, y dificultando la labor de la cantera de los equipos, después de haber invertido en su formación, veían como instituciones más poderosas recogían los frutos de su abnegado esfuerzo y trabajo. Los equipos regionales de las islas observaban que sus plantillas quedaban mermadas de forma ostensible y por ende las competiciones perderías en calidad y emoción, las taquillas eran muy reducidas y los jugadores profesionales se veían obligados a rebajar sus emonumentos e incluso con donar fichas, retirándose muchos valores a no deslumbrar una salida a su pretoria situación profesional.

A todas estas visitudes había que añadir la agravante de jugar todos los partidos en un único escenario: Estadio Las Palmas (Estadio Insular). Éste había sido construido para paliar la necesidad de los terrenos de juego en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, recogiendo la herencia del añorado Pepe Conclaves. Los ingresos por taquilla eran ínfimos teniendo en cuenta las necesidades apremiantes de los clubes, y éstas cantidades habían de ser distribuidas equitativamente entre los cinco equipos que integraban la primera categoría regional llegándose a una situación límite de su existencia.

Ante ésta inarentable realidad, Don Eufemiano Fuentes Díaz, presidente del Marino Club de Fútbol, se desplaza a Madrid llevando una propuesta a la R.F.E.F. En ella se planteaba un cambio en la legislación de contratos con una duración mínima de 4 años. Del mismo modo, proponía una reglamentación distinta, diciendo que se enviará una circular a todos los clubes españoles, prohibiendo el éxodo masivo de los jugadores con la salvedad de las primeras figuras y aquellos que por su parte y por su edad había pasado el período de formación. También se reivindicaban la subvención especial, considerado nuestro particular enclave geográfico y el cariz irreversible en que se hallaba inmersa nuestra competición regional. A pesar de las múltiples y reiteradas frases de aliento por parte de los máximos mandatarios de la R.F.E.F. Todos estos acuerdos fueron dilatándose, para quedar finalmente acabados.

Mientras tanto, los clubes Gran Canarios continuaban incrementando paulatinamente sus deudas, siguiendo su inevitable curso hacía la desaparición. Es aquí, de pronto, ubicado en éste contexto específico cuando surge la figura de dos Gran Canarios de pro. Dos figuras irrepetibles que habrías en convertirse por derecho propio en los auténticos artífices por la creación de un equipo único formado por 5 clubes legendarios, y formados mediante la renuncia de todo un contexto y pasado histórico. A través de un proyecto de fusión. Sus nombres quedarán impresos con letras de oro en las páginas del fútbol canario: Manuel Rodríguez Monroy y Adolfo Miranda Ortega.

Ir al capítulo II

cubaldo1952
cubaldo1952 el 01-03-2009 a las 01:37:24

Capítulo II
Capítulo I - Capítulo III

"Estadio Insular: Medio Siglo de Historia"

 

Con el cierre del legendario Campo de España, convertido en canódromo, el estadio Pepe Conclaves vino a suplir en parte la necesidad de terrenos de juegos en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria,. Este campo de fútbol pertenecía a la Junta de Obras del Puerto de la Luz y había sido construido con gran sacrificio por los aficionados del Real Club Victoria. En él se jugarían inolvidables partidos de rivalidad isleña, con la participación de míticas figuras que permanecerán siempre en nuestro recuerdo. Su historia, aunque intensa, fue breve, cerrando sus puertas el 24 de Diciembre de 1944, en un encuentro dónde el Atlético Club se imponía al Club Deportivo Gran Canaria por una mínima diferencia de 2-1.

 

La apacible, por aquel entonces, ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, había ido creciendo, duplicando en pocos años su población, que ya contaba con un censo de 150.000 habitantes, y demandaba a gritos un escenario más grande. Por otra parte, los mandatarios y fieles seguidores del Marino C.F., cansados de la hegemonía que ejercía el Real Club Victoria sobre el estadio, teniendo incluso que tener que ir a entrenar al campo de sus eternos rivales, decidieron construir su propio terreno de juego, enmarcándolo en el centro geográfico de población de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

Ya en épocas pretéritas D. Gregorio de León Morales había intentado la construcción de un gran estadio para el Marino C.F., pero después de grandes dilaciones, la idea no llegaría a prosperar, teniendo que esperar casi 20 años para ver su sueño hecho realidad.

 

Eufemiano Fuentes Díaz: Nervio del Proyecto

 

La posibilidad de construcción del estadio comenzó a tomar visos de realidad cuando accedió a la presidencia del Marino C.F. el destacado empresario, Eufemiano Fuentes Díaz. La directiva por él presidida y la valiosa colaboración de un grupo de marinistas decidieron acometer esta magma empresa, dotando a la ciudad de un magnífico estadio para la época. Entre estos abnegados colaboradores podríamos destacar a Isidro Miranda, Luis Suárez Acosta, Francisco Alonso, Manuel Miranda, Domingo Salas, Manuel Doreste, Isidro Godoy y Juan Rodríguez Doreste, que fue secretario de la comunidad constructora.

A este estadio se le denominó en un principio Estadio de Gran Canaria, aunque muchos aficionados lo vincularan al Marino C.F., por ser el propietario de la obra, llamándolo Campo del Marino. Conviene destacar que el Cabildo Insular en 1951 fue cuando compró el estado del Marino, y cuando pasó a denominarse Estadio Insular.

 

Proyecto de la Obra

 

El proyecto de la obra se le encargó al arquitecto D. Fernando Delgado, y la construcción a D. Alfredo Farray. En un principio se pensó ubicarlo en los arenales de Paseo de Chil, no pudiéndose llevar a efecto porque uno de los solares era de un seguidor del Victoria C.F., que a pesar de muchos ruegos no accedió a su venta, con lo que demuestra la gran rivalidad que había entre este equipo y el Marino C.F. Entonces, hubo que fabricarlo orientándolo hacia el mar, que es la posición que ocupa en la actualidad.

En la construcción del Estadio se trabajó en turnos de 24 horas bajo una gran expectación, terminándose los trabajos del recinto deportivo en un tiempo récord: 7 meses.

Por la noche los trabajadores utilizaban reflectores para iluminar el lugar, que exceptuando unas pocas casa en la naciente, estaba completamente desierto. El terreno de juego se construyó al principio con unas medidas de 105 x 68 metros, con una pista de 6 metros de ancho que posteriormente fue acortada. Fue removido a una profundidad de un metro, estando los desagües unidos a la red General del Estadio, situada a unos 200 metros de la playa.

En al primera fase, el estadio estaba registrado para un máximo de 8 000 espectadores. Luego, al iniciar la reforma de la corporación insular, se incrementaría a veintidós mil localidades.

El importe e inmaterial de obra exclusivamente, según comunicaron a los medios informativos los señores encargados de la obra, era de aproximadamente dos millones de pesetas, pero el coste total de toda la instalación fue de dos millones y medio de pesetas.

Hay que destacar la gran generosidad de los señores marinistas y en especial a su presidente, Don Eufemiano Fuentes Díaz, que ocho años más tarde lo vendieran al Cabildo por esa misma cifra. La corporación insular, en agradecimiento, los recompensaría con un asiento vitalicio.

 

 

 

La Bendición

 

Un día de navidad, 25 de diciembre de 1944, fue la fecha señalada para la bendición e inauguración del Estadio Insular. El religioso acto de bendición del estadio, tuvo lugar a las 12 del día. Acudieron al campo autoridades civiles y militares, federativos, representaciones de clubes filiales y numerosas personas invitadas. La ceremonia religiosa estuvo a cargo del arcediano de Canarias D. Pedro López Cabeza que fue auxiliado por el párroco de la jurisdicción D. José Espino.

 

Vino de Honor

 

En el Hotel Parque se sirve un vino de honor sobre la 1 de la tarde. Lo ofrece la gerencia del campo. Asisten las autoridades, elementos directivos del deporte y numerosas personas. El alcalde la ciudad pronuncia unas palabras destacando la importante significación del estadio que se va a inaugurar.

 

Inauguración

 

Desde muy temprano comenzó la afluencia del público para el partido inaugural y sobre las 4 de la tarde ya presentaba el Estadio Insular una entrada inmejorable.

La selección de Las Palmas viste camisa blanca y pantalón azul; la del Puerto elástica roja y pantalón blanco. Formados todos los jugadores en el medio de campo se procede a la imposición de la medalla al Mérito Deportivo a D. Eufemiano Fuentes Díaz, nervio y corazón de gran empresa. Es D. Fernando Rivero del Castillo quien, como presidente de la Federación saliente, le impone tal distinción. Fue un momento muy emotivo dedicándose el acto una gran ovación.

La señora de D. Eufemiano Fuentes Díaz sería la encargada de efectuar el saque de honor. El partido comenzaba con las siguientes formaciones:

Por parte de la Selección de Las Palmas: Cristóbal; Victoriero, Naranjo; Jerónimo, Campos, Méndez; Pinilla, Polo, Oramas, Molowny y Cabrera.

Y por parte de la Selección del Puerto: Hernández; Cástulo, Pérez; Mentado, Medina, López; Pacuco, Tomás, Jorge, Gallardo y Oramas.

 

 

 

Polo, autor del primer gol

 

Comenzó el juego llevando la iniciativa el conjunto de la selección de las palmas, y alos tres minutos se anotó el primer tanto. Una jugada rápida por la derecha de Cabrera es aprovechada por Polo, que marca y se convierte en el primer anotador de la historia del Estadio Insular. Seguidamente la Selección del Puerto toma la iniciativa con varios centros de Pacuco desaprovechados por falta de profundidad. Esta primera parte terminaría con ventaja de la Selección de Las Palmas. Durante la misma, se lanzó un penalti al marco de Cristóbal, rechazándolo el palo. La pena máximo fue fallada por Pacuco Jorge. En la segunda parte se registraron algunos cambios, por la selección del Puerto entrarían al terreno de juego; Pérez, Caraballo, Cordero, Quintero, Silva y Moreno. Por el bando de la selección de Las Palmas se nota la ausencia de Campos, pasando Polo a la medular y Zuppo al interior derecho. En esta segunda mitad, la selección del Puerto presionaría más, y el portero Cristóbal tiene que emplearse a fondo. Cuando mayor era el dominio del conjunto del Puerto marcó la selección de Las Palmas por parte de Oramas. En los últimos minutos la selección del Puerto reduciría distancias con un precioso gol de Cordero. El conjunto de las palmas fue dirigido por Jesús Navarro, mientras que para la selección del Puerto fue designado Nicolás Martinón. El árbitro fue el Sr. Díaz Casanova, sin complicaciones.

 

Hacia la Construcción del Gran Estadio Insular

 

Bajo la consigna "Todo por el deporte" el presidente del Excmo. Cabildo Insular, D. Matías Vega Guerra, prometió que el fútbol canario no declinaría por motivos económicos, haciéndose el Cabildo propietario del Estadio de Las Palmas, que como habíamos dicho antes pasó a denominarse Estadio Insular. Los señores Suárez Válido y Luis Navarro Carló fueron los consejeros firmantes de la moción presentada al Presidente del Cabildo para la compra del Estadio por dicho organismo. Al merecer la moción la unánime acogida de las corporación insular, los dos fueron agregados a la comisión de Deportes del Cabildo, en dónde también figuró el Sr. D. Fernando Rivero del Castillo. En esta segunda fase se edificó la grada curva de poniente, aprovechando el espacio que tenía entre sí, y enlazándola con la amplia grada de General, fabricándose el segundo tramo de proyecto hasta la zona de Naciente. La capacidad del estadio se incrementaría al finalizar las obras a 22 000 localidades. Estas obras se llevaron a cabo de forma vertiginosa luchando contra el tiempo para que pudieran estar totalmente finalizadas en la presentación del equipo al principio de la liga. Cuatro compañías trabajaron en dichas obras: La Hidráulica, D. Fernando Delgado, D. Alfredo Farray y Elejabeita. El Sr. Picart, conservador del gran estadio de Montjuich, se encargaría de dotar al recinto de césped, empleando 2500 Kg de semillas holandesas para la tarea de plantación. El nuevo Estadio fue inaugurado con todas las galas el 9 de Septiembre de 1951, coincidiendo con el debut ligero de la UD Las Palmas, en primera división, contra el Real Madrid.

 

Ir al capítulo

cubaldo1952
cubaldo1952 el 01-03-2009 a las 01:40:25

(1) El mítico Estadio Insular, estadio que por desgracia será sustituido por el complejo Estadio de G.C.

 Datos del Estadio Insular

- Nombre: Estadio Insular.

 

- Capacidad: 20.300 espectadores.

 

- Precios de abonos de esta temporada: 35.000 a 130.000 ptas.

 

- Dimensiones: 103 metros de largo por 68 metros de ancho.

 

- Asistencia media de la temporada 00/01: 98%

 

- Inauguración: 1951.

 

- Otras instalaciones: Barranco Seco.

 

- Dirección del estadio: C/ Pío XII *35.005 Las Palmas.

 

- Teléfono del estadio: 928-24-09-10

 

 Historia del Estadio Insular

  Con el cierre del legendario campo de España, convertido en canódromo, el estadio Pepe Concalves vino a suplir en parte la necesidad de los terrenos de juego en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Este campo de fútbol pertenecía a la Junta de Obras del Puerto y había sido construido con gran sacrificio por los aficionados del Real Club Victoria. En el se jugarían inolvidables partidos de rivalidad isleña, con la participación de míticas figuras que después permanecerían en nuestro recuerdo. Su historia, aunque extensa, fue breve, cerrando sus puertas el 24 de diciembre de 1944, en un encuentro donde el Atlético Club se imponía al Club Deportivo Gran Canaria ( es el nombre de la antigua U.D. Las Palmas ) por la mínima diferencia de 2-1.

 

  El Marino C.F. cansado ya de la popularidad del Real Club Victoria, decidió construir un estadio entre los dos sectores más populosos de la ciudad: el casco de población - Las Palmas - y el Puerto de la Luz.

 

  El estadio se empezó a construir dado al dinero que aporto Don Eufemiano Fuentes Díaz al ser elegido presidente del Marino C.F. al estadio se le denominó en un principio Estadio de Las Palmas, aunque muchos aficionados del Marino le llamarán campo del Marino al ser propietario el club de la obra. En 1951 el Cabildo compra el estadio y lo llama el Estadio Insular.

 

  El proyecto de la obra se le encargó al arquitecto Don Fernando Delgado, y la construcción Don Fernando Farray. En un principio se pensó en ubicarlo en los Arenales del Paseo de Chil, la duda era si situar el estadio mirando al mar o mirando al centro de la Isla de Gran Canaria. Al final se fabricó orientado al mar, que es la posición que ocupa en la actualidad.

 

  En la construcción del estadio se trabaja en turnos de 24 horas en medio de una gran expectación, terminándose los trabajos del recinto deportivo en un tiempo récord de siete meses. Por la noche los trabajadores utilizaban reflectores para iluminar el lugar, que exceptuando unas pocas casas en la parte del naciente, estaba completamente desértico.

 

  El terreno de juego se construyo con unas medidas de 105 por 68 metros. En la primera fase de la construcción del estadio se incluyeron solamente 8.000 localidades mientras que en la segunda fase se incrementaron 14.000 en total unas 22.000 localidades.

 

Un día de navidad, 25 de diciembre de 1944 fue la fecha elegida para la inauguración del Estadio Insular de Las Palmas de Gran Canaria. El religioso acto (por que fue bendecido) tuvo lugar a las 12:00 del día.

 

El estadio había sido de tierra hasta el 2 de Septiembre de 1951 donde se pudo apreciar el campo repleto de césped tras un mes y medio de proceso de sembrar el césped.

 

 

 

 

 

piopiocanario1
piopiocanario1 el 01-03-2009 a las 02:00:04

grandes y buenes recuerdos nos trae el Insular,

Respuesta rápida

¿Quieres participar en esta sección?

Si ya eres miembro, entra / loguéate.

Si aún no estás registrado en laspalmas.incondicionales.com: