UD Las Palmas × en la web de aficionados del UD Las Palmas.
UD Las Palmas
La red social de aficionados de la
UD Las Palmas

UD LAS PALMAS vs D ALAVÉS

¡Valora el tema!
Total

 

1 voto
cubaldo1952
cubaldo1952 el 15-04-2017 a las 15:12:34

UD LAS PALMAS vs D ALAVÉS

DOMINGO 23 DE ABRIL 2017 

ESTADIO DE GRAN CANARIA

Tu comunidad,
en tu móvil
cubaldo1952
cubaldo1952 el 24-04-2017 a las 18:10:39

A la UD le bastó su versión más tibia para cumplir con los mínimos y sumar un punto de permanencia frente al Alavés. Eso y nada más dejó un partido del montón en el que unos y otros estuvieron muy lejos de sus mejores días.

Con cinco jornadas por disputar y un mes de calendario pendiente, la UD ya tiene reservado su sitio entre los mejores. Nada ni nadie comprometerá en adelante su salvación, conquista que se veía venir, merecida de largo, pero que, desde ayer, tiene el blindaje de las matemáticas. Por ahí deben venir muchas y buenas valoraciones para un equipo quele ha regalado a la afición una temporada sin vértigos, siempre muchos cuerpos por encima del peligro y con picos sublimes que le hicieron ganar fama, prestigio y jerarquía. Europa, de momento, ha sido inalcanzable, aunque el amago, la pretensión por sí misma, ya tiene un valor inmenso para el futuro que viene. No estará Setién pero, a poco que se haga todo con sensatez, quedará un bloque ensamblado, con cuajo suficiente para discutir partidos y objetivos con independencia del que tenga en frente. He ahí el verdadero legado de lo que quedará de esta temporada. Queda el debate de si la transición ha hecho honor a tanto mérito, con el anuncio anticipado de Setién de que no seguiría tras mil tiranteces con la dirigencia, algunos roces internos que se asomaron a la actualidad y esos resultados groseros lejos del Gran Canaria que añadieron más fango. Con todo, prevalece, si se hace justicia, el fondo. Una permanencia intachable y los cimientos de un futuro de crecimiento, consolidación y más competitividad. La sublimación del modelo, en definitiva, para seguir colocando a la UD en el lugar que le corresponde, que debe pertenecerle y para largo tiempo.

El partido de ayer presentaba un horizonte luminoso. Para empezar, bastaba con no perder para eludir riesgos y carambolas en las curvas finales del campeonato. Un punto otorgaba ya la plaza en propiedad para la campaña venidera. Las Palmas, que es fiable en casa, y el Alavés, que tiene la vida puesta en la final de Copa, solventados ya otros trámites, optaron por economizar. Y en líneas generales ofrecieron un rendimiento diésel, a un piñón fijo discreto. Pudo el subconsciente y de ahí el modo ahorro que se impuso hasta un final de gelatina. El reparto, con todo, hizo justicia. UD y Alavés tuvieron sus momentos, insuficientes para ganar. A partir de ahí se precipitaron mil y un volantazos que murieron dejándolo todo como estaba.

Un gran gol de Boateng, previa concesión defensiva y excelente definición de vaselina, y algún detalle de Jesé salvaron una primera mitad metida en formol y que destapó la versión menos lúcida de la UD, a la que costó horrores hacerse reconocible sobre el césped. Sin el faro de Viera, con Roque muy enterrado atrás y Tana perdido, al equipo le escaseraon los recursos para jugar la pelota como acostumbra, esto es, con rapidez, verticalidad, intención, veneno. A la empanada colectiva se sumó un Alavés bien ordenado, libre de urgencias y que tampoco le metió demasiada pasión al asunto. El resultante de unas cosas y otras depreció el partido, que mayormente se manejó en sentido horizontal, insoportable a ratos y que llevó murmullos a la grada, de bostezo en bostezo por lo que le servían. Jesé trató de ponerle picante al pleito con carreras, remates e intentos baldíos. Pero no terminaba de engancharse Las Palmas, ausente la inspiración y contagiada de la placidez de la tarde.

Pasaban y pasaban los minutos de manera grosera, salpicados de algún remate desviado o contras demasiado aceleradas. No estaba el día para recitar versos entre impotencias propias y el ritmo acompasado en el que el Alavés se sentía a sus anchas. El orden establecido pedía un atrevido que rompiera con los previsible y por ahí vino la acción del primer gol. No tuvo demasiado arte, dicha sea la verdad. Su origen estuvo en un envío en largo desde campo propio y en el que las confianzas en la zaga del Alavés plantaron a Boateng ante Pacheco. El alemán olió la sangre y picó el balón de manera soberbia. Descorchaba, así, al Alavés y daba impulso a Las Palmas, que se iba al descanso por delante. Lo mereció más por empuje y entusiasmo. Poco o nada dejó un adversario muy replegado y conformista que apenas se asomó a los dominios de Raúl.

Era previsible que apretara algo el visitante y así fue. A la UD le pesó el sudor acumulado y lo pasó mal. Tanto que terminó cediendo iniciativa y metros en un intento de explotar la zancada de Jesé y Boateng en contragolpes que se podían armar desde que se interceptara alguna pelota. No tenía para el intercambio de golpes en cuanto se levantaron los chicos de Pellegrino, decididos a justificar el viaje. Y, consecuencia del cambio de guion, se multiplicó la actividad en el área propia. Raúl sacó un buen balón a Toquero. Un aviso de lo que quedaba por venir en lo sucesivo, con un Alavés ya sin ataduras.

El empate era cuestión de paciencia y vino con tiro de Ibai que Deyverson, en fuera de juego, complicó a Raúl. La norma no es clara y da lugar a interpretaciones. Pero las imágenes son rotundas, diáfanas,impepinables. El delantero brasileño se involucra en la acción y despista al portero, lo que, esencia en mano, debería haber valido para que el juez de línea levantara el banderín. No fue así y se armó la mundial, con protestas de todo tipo. Comprensibles de largo. Dolió más la manera que el golpe. nada fue igual y gracias a Raúl todo quedó en daños menores, porque, desatado el conjunto vitoriano, Raúl sacó unas manos imperiales a disparo de Torres. A continuación llegó el cruce de claves de Livaja, que llevaba nada en el campo y se pasó de revoluciones, atropelló a Llorente y dejó a los suyos en inferioridad para complicar todavía más el desenlace.

Pero no hubo más noticias. Se temió lo peor porque la dinámica estaba inclinada claramente para los intereses del Alavés. Ahí quedó todo. La UD paladeando un punto de valor superlativo, de enorme calado y que, tiene que ser así, permitirá a los futbolistas jugar sin cadenas en los cinco partidos que restan. La campaña merece un colofón feliz, con triunfos, celebraciones y festejos sobre el campo. Nada de luto. Y este equipo, puesto a hacerlo, tiene fútbol y poderío para que su gente disfrute y presuma de estilo y escudo. También Setién y su obra culminada son dignos de una reverencia con el balón en los pies. Por eso la temporada continúa. Porque es una cuestión de justicia.



- Ficha técnica:
1. UD Las Palmas: Raúl Lizoain; Míchel Macedo, David García, Bigas, Dani Castellano; Montoro; Halilovic (Benito Ramírez, min. 77), Roque Mesa, Tana (Hernán Santana, min. 72), Jesé; y Prince Boateng (Livaja, min. 83).


1. Deportivo Alavés: Pacheco; Kiko Femenía, Laguardia (Ely, min. 14), Feddal, Theo; Marcos Llorente, Manu García; Toquero (Romero, min. 58), Camarasa (Sobrino, min. 85), Ibai; y Deyverson.

Goles: 1-0, min. 44: Prince Boateng. 1-1, min. 61: Ibai.

Árbitro: José Luis Munuera Montero (Comité Andaluz). Expulsó con tarjeta roja directa al jugador local Livaja (min. 86) por una dura entrada a Marcos Llorente. Además, recibieron la tarjeta amarilla sus compañeros Roque Mesa (min. 22), Míchel Macedo (min. 74), David García (min. 77) y Montoro (90+3), así como el visitante Deyverson (min. 56).

Incidencias: partido disputado en el Estadio de Gran Canaria ante 16.007 espectadores.

Respuesta rápida

¿Quieres participar en esta sección?

Si ya eres miembro, entra / loguéate.

Si aún no estás registrado en laspalmas.incondicionales.com: