UD Las Palmas × en la web de aficionados del UD Las Palmas.
UD Las Palmas
La red social de aficionados de la
UD Las Palmas

UD LAS PALMAS vs MALAGA CF

¡Valora el tema!
Total

 

1 voto
cubaldo1952
cubaldo1952 el 29-01-2018 a las 10:38:05

Tu comunidad,
en tu móvil
cubaldo1952
cubaldo1952 el 04-02-2018 a las 14:04:56

cubaldo1952 escribió:

El entrenador de la UD Las Palmas, Paco Jémez, han facilitado hoy la lista de 18 convocados para el partido de mañana frente al Málaga CF (20.00 horas).

cubaldo1952
cubaldo1952 el 06-02-2018 a las 13:00:04

Tiene que ser una señal. Puede que un guiño del destino, que viajó directo a la red en ese zurdazo de Halilovic que hizo saltar por los aires el Gran Canaria. Cuando el partido caminaba a la nada, en los segundos finales, Alen se vistió de héroe firmando un gol que es la vida para la UD.
Muchos no lo vieron. Hubo gente que ya se había ido del estadio sin esperanzas. Quisieron ahorrarse aglomeraciones y se perdieron un gol que puede valer una permanencia. Porque sí, lo de anoche era un pleito sin coartada. Tenía que sacarse adelante por lo civil o lo criminal, que diría Luis Aragonés. No estaba el día para gatillazos y los cielos se abrieron en mitad de la noche cuando moría el reloj y pocos aguantaban el presagio. Tana inició la acometida en el costado izquierdo, centró con destino a Calleri, al que derribaron o se cayó, y la pelota salió rebotada a la frontal. Allí clavado estaba Halilovic, que hizo arte con un control de pecho y remate sin que cayera el cuero al suelo para colarla dentro. Lo que vino después fue la felicidad en estado puro, con la grada desatada y gritos histéricos para constatar que sí, que era verdad. Que después de ochenta y nueve minutos de saldo, con contadas acciones y Etebo exhibiendo pulmones como mejor apunte, la UD se había llevado tres puntos fundamentales a su cuenta. Imposible mejor colofón para una actuación templada, sin alardes pero que, a la luz del 1-0, queda en el inventario. No está Las Palmas para debates estéticos, consideraciones perfeccionistas o apuntes que no aludan al resultadismo. A la faena y a facturar. De eso se trata ahora que la competición comienza a señalar casi definitivamente.

Aunque Paco Jémez eludió terminologías trascendentes al respecto, era el primero en saber que no ganarlo era una pala más de tierra encima. Si la situación sigue siendo dura con diecisiete puntos, imaginen con menos como se temió durante largo rato ayer. Pero no. Hubo final feliz y hoy Las Palmas, todavía enterrada, es noticia por querer volver y anunciar batalla en todo lo que queda hasta el final. Que no es poco ni será fácil. Aunque el juego siga siendo transparente, aunque el estilo no se reconozca, el equipo se ha agarrado a su instinto de supervivencia. Ahora resuelve partidos sobre la campana, no hay rendición, quedan arrestos de orgullo, hay vida.

Las nuevas caras
Con Etebo y Aguirregaray como grandes reclamos en un once con más granadinos (Gálvez y Ximo) que grancanarios (Viera), Jémez confirmó el viraje identitario. No le vale la cantera, al menos en la cantidad que el proyecto del club venía pregonando, y le ha metido a la UD experiencia, músculo y sangre nueva. Su famosa y controvertida apuesta por los mercenarios, como le gusta al entrenador que se comporten los suyos. Puede que se ganara en competitividad, aunque el Málaga que estaba enfrente sea mala probeta en estos menesteres. Lo que fuera. El fin justifica los medios más que nunca y, por ahí, se abre el camino más corto.

No encontró soluciones la UD en el inicio. Más trascendencia que ideas, quizás hasta vértigo a que le cogieran por detrás. Jémez juntó pierna y talento en el centro, con Viera escoltado por Etebo y Peñalba, y buscó amplitud abriendo hasta la cal a Gil y Toledo. También pidió profundidad a los laterales, anoche de estreno para él, pero Aguirregaray y Macedo, persistentes, no pusieron un balón decente en el área contraria. Le funcionó el achique al Málaga, que hizo honor a su pésima actualidad con un planteamiento cobardica, muy refugiada atrás, fútbol de retrovisor. Con eso le bastó y sobró para contener a Las Palmas, que se acabó contagiando del ritmo anémico e intrascendente del encuentro. Dejó dos latigazos antes del descanso en los que pudo tener mejor suerte. Macedo cazó un balón rebotado que obligó a Roberto a sacar una gran mano. Ya cerca del intermedio, Calleri la enganchó desde lejos tras hacerse sitio, en jugada marca de la casa, y se le fue alto. Por empuje y ganas quizás hubiese sido justo algo más para la UD, aunque la espesura fue compartida. Cuestión de paciencia o de ensayo y error, a la UD no le salía nada y el día exigía.

No se mejoró tras el descanso
A la vuelta de los vestuarios tampoco funcionó la cosa. Toda la voluntad que le puso Etebo, pulmones eternos los suyos, no encontró la correspondencia del resto. Y a Aguirregaray, activo en los primeros minutos, comenzó a escasearle la gasolina. Llegaron momentos de indecisión, de murmullos, malas elecciones en los pases, horizontalidad sin trascendencia, nada que contar. Y, claro, el Málaga olió la suya y se fue arriba. Más que por determinación, por invitación. Chichizola se ganó las habichuelas ante Keko cuando éste le retó con un remate raso y que iba a la red. El argentino lució tren inferior y despejó con los pies para alivio de todos. Fue una intervención tan importante como agitadora, porque, a renglón seguido, Etebo se atrevió desde lejos a buscar la suya. Un paradón de Roberto y el punta de mira desviado evitaron su bautizo goleador en España. Enloqueció la función, ahora ya en las áreas en una ida y vuelta peligrosa pero que acabaría siendo a conveniencia.

Las permutas en las bandas, con Gil y Toledo en el banquillo para dar carrete a Tana y Halilovic, refrescaron al grupo, sujetado por los grilletes del miedo a lo que podía venir. Y así avanzó el reloj, con máxima incertidumbre, amenazando con penalizar el más mínimo desliz. Hubo intentos que no cuajaron por milímetros. Un corte providencial de Aguirregaray ante Ideye cuando se anunciaba tragedia, los zapatazos al limbo de Peñalba en posiciones a pedir de boca, un quiebro frustrado de Halilovic antes de embocar... No tocaba, o eso parecía.

Muchos se lo perdieron
Entonces, ya al límite del tiempo, muchas butacas vacías, trajín en las puertas de salida, llegó la última, que iba a ser la bendecida. Tana ganó metros como falso interior zurdo, levantó la cabeza y buscó a Calleri, que acabó los suelos en plena acometida al portal de Roberto. El balón podía haber salido a mil sitios diferentes. Pero no, fue directo a Halilovic, que acompañó la secuencia previa y pasaba por allí. Le vino la pelota a media altura, sin facilidades, muy dispuesta a perderse sin consecuencias. Alen la domesticó con el pecho y, sin demoras, cuando todavía no había caído, la empaló a media altura, no muy fuerte, colocadísima. Toque exacto, medido y perfecto. Inalcanzable para el portero. El resto, ya lo conocen. El sonido mágico de la red, brazos al cielo, un alarido y luego muchísimos, terremoto en la grada.

- Ficha técnica:

1. UD Las Palmas: Chichizola: Míchel Macedo (Dani Castellano, min. 86), Gálvez, Ximo Navarro, Aguirregaray; Peñalba; Hernán Toledo (Tana, min. 72), Jonathan Viera, Etebo, Nacho Gil (Halilovic, min. 62); y Calleri.

0. Málaga CF: Roberto; Rosales, Luis Hernández, Ignasi Miquel, Ricca; Keko Gontán (Juanpi, min. 86), Iturra, Recio (Bueno, min. 70), Samu García (Success, min. 78); Adrián González e Ideye.

Gol: 1-0, min. 90: Halilovic.

Árbitro: Ricardo De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores locales Peñalba (min. 35) y Tana (min. 94), y a los visitantes Ignasi Miquel (min. 35), Recio (min. 40) y Keko Gontán (min. 76).

Incidencias: partido de la vigésima segunda jornada de LaLiga Santander, disputado hoy en el Estadio de Gran Canaria ante 17.424 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento de Lucas de Écija, padre de Paco Jémez, entrenador de la UD Las Palmas.

Respuesta rápida

¿Quieres participar en esta sección?

Si ya eres miembro, entra / loguéate.

Si aún no estás registrado en laspalmas.incondicionales.com: